Nadie creyó más en Cameron Norrie que él mismo. El británico no estaba ni entre los 70 primeros del FedEx ATP Rankings cuando aseguró públicamente que estaba convencido de que tendría un quiebre en su carrera durante la temporada 2021. Sus pronósticos se han ido cumpliendo poco a poco en el año. Pero este domingo se valorizó aún más su presagio al convertirse en campeón ATP Masters 1000 por primera vez.

El británico se impuso en el BNP Paribas Open sobre Nikoloz Basilashvili por 3-6, 6-4, 6-1, un resultado que lo convierte en el primer hombre clasificado fuera del Top 25 en ganar en el desierto desde Ivan Ljubicic en 2010 y en el primer británico en la historia en conquistar este evento en el que solo había ganado un partido en dos apariciones previas en el cuadro principal.

“Significa mucho para mí, es mi mayor título. Estoy tan feliz. Ni siquiera puedo describirlo en este momento”, dijo Norrie. “Ha sido un partido extraño hoy, pero absolutamente enorme para mí y para mi equipo. Realmente no puedo creerlo. Si me hubieras dicho que hubiera ganado antes de que comenzara el torneo, no te hubiera creído, así que es increíble”.

Además, este triunfo en su sexta final del año le permite llegar a dos títulos en la temporada (v. a Nakashima en Los Cabos) y aumenta su apuesta por clasificar a las Nitto ATP Finals, pues desde el lunes aparecerá en el décimo puesto en la FedEx ATP Carrera A Turín que determina los ocho clasificados para el torneo de final de temporada entre los ocho mejores de 2021 y que empieza el 14 de noviembre en la ciudad italiana.

Ahora queda a un puesto de entrar en zona de clasificación, ya que el octavo en la Carrera, el español Rafael Nadal, no jugará el resto de temporada por una lesión en su pie. Y pensar que antes del torneo, Norrie ocupaba el puesto No. 14 de esta clasificación. Pero en el desierto fue sumando puntos vitales ante rivales siempre peligrosos: Tennys Sandgren, Roberto Bautista Agut, Tommy Paul, Diego Schwartzman, Grigor Dimitrov y Basilashvili.

"Estaba algo incómodo, hacía bastante viento en la cancha. Además, durante un tiempo, ha empezado a conectar muchos golpes ganadores. Ha sido complicado tomar confianza en mis tiros porque los puntos eran cortos", dijo Norrie. "Él estaba disparando ganadores, así que cuando logré un par de buenos tiros con ese juego de 5-4 en el segundo set, he sumado mucha confianza".

"He sido capaz de encontrar mi posición y volver a moverme de nuevo. He hecho los puntos algo físicos, como había conseguido durante todo el torneo. Eso ha jugado en mi favor".

Pero a pesar de haber ganado en sets corridos sus últimos dos encuentros antes de la final, Norrie debió saber sufrir para triunfar el domingo. No solo desaprovechó una ventaja de 3-1 en la primera manga, que terminó perdiendo. Además, llegó a estar quiebre abajo (1-2) en la segunda manga. En ese momento aprovechó un altibajo del georgiano, y luego subió su nivel a ganando las últimas ocho bolas del segundo set para nivelar el encuentro. Y con puntazos como este:

Basilashvili tuvo sus posibilidades con tres oportunidades de quiebre en el 0-2, pero no pudo recuperar el quiebre, y Norrie no volvió a mirar hacia atrás en su camino al triunfo en una hora y 51 minutos. Este resultado le permitirá ascender al puesto No. 16, el más alto de su carrera en el FedEx ATP Rankings.

“He disfrutado mucho mi tenis y he disfrutado estar en la cancha y competir en los grandes momentos”, dijo Norrie. “Estoy realmente satisfecho con la forma en que manejé todo. Creo que lo estoy haciendo mucho mejor este año. Perdí muchas de esas finales, así que es bueno conseguir la grande hoy”.